10 ago. 2012

NATACIÓN




De aquella piscina recuerdo los juegos casi multitudinarios,el colchón
flotante
que cada año,mi marido me regalaba para mi cumpleaños




Esta piscina es pequeña,más íntima.








Pero a sus ocho y seis años,me cabe el orgullo
de haberlas visto perder el miedo al agua día a día.

Aquella  mocosa,que en la piscina grande disfrutaba
tanto mientras su hermana aprendía a caminar sobre
el cesped .

Manguitos,flotador,pinzas de la nariz,diadémas....para
terminar como anoche,saltando "a pelo" durante horas.


Ayer se despidieron de mí,que se marchan a la playa.
Y al marcharse,tambien le dijeron adiós a la piscina.


(y me pidieron que en la casa del pueblo,en la azotea,les pongamos
una piscina,aunque sea de plástico)


He de confesaros que el ruido del agua,el frescor en las noches de cena al aire libre...............no me han compensado en exceso estos años.



SOY DE SECANO.

3 comentarios:

  1. Hola: tengo piscina en mi casa y si te digo que me debí de bañar un par de veces en años... soy de las tuyas: de secano... Unas fotos preciosas... Hoy en día las niñas ya nacen sabiendo nadar... se lanzan al agua sin miedo... aún me acuerdo cuando yo era pequeña y hasta le tenía miedo al agua... como cambian los tiempos... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  2. Que decir mientras seco mis lágrimas de pena por lo q dejamos atrás,pero llena de alegría por esta nueva etapa que empiezas,soy la mamá de esas criaturas y te puedo asegurar que viven con ilusión esa pequeñita piscina en la azotea que inundaran de alegría y gritos haciendo feliz a cualquiera un beso muy fuerte de las tres.

    ResponderEliminar
  3. Hermana!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Me alegro que hayas visto las fotos de tus hijas en mi blog.
    las adoro.
    Esa azotea la disfrutaremos a tope,con piscina,claro.

    ResponderEliminar